La CE pedirá información a España sobre la contaminación causada por las minas de mercurio en Asturias

BRUSELAS, 10 Oct. (EUROPA PRESS) -
Fuente: epsocial.es

   La Comisión Europea pedirá información a España sobre la contaminación causada por las minas de mercurio abandonadas en Asturias para verificar si se han tomado las medidas necesarias para evitar perjuicios a la salud humana y al medio ambiente, según dijo hoy el comisario de Medio Ambiente, Stavros Dimas, en una respuesta escrita al eurodiputado verde David Hammerstein.

   En su interpelación, Hammerstein denunciaba el "grave peligro para la salud humana" y los "riesgos carcinogénicos" de las minas abandonadas de mercurio de Muñón Cimero y La Terronal, en Asturias, tanto por lo que se refiere al aire exterior como al agua subterránea, que está contaminada con grandes cantidades de arsénico y antinomio, y al suelo, donde hay sustancias como mercurio, vanadio, antimonio, arsénico y cadmio, y existe riesgo de arrastre de contaminantes como consecuencia de precipitaciones torrenciales.

   Hammerstein avisaba a la Comisión de que en su plan básico de gestión de residuos, de 2001, la comunidad autónoma de Asturias "no trata la eliminación de residuos o descontaminación de estas dos minas".

   En su respuesta, Dimas señala que "a la Comisión no le constaban hasta ahora los problemas ambientales que atribuye a las minas de mercurio abandonadas de Asturias".

   Por ello, el Ejecutivo comunitario "pedirá más información a las autoridades españolas sobre este asunto y, en especial, sobre las medidas tomadas o previstas en caso de contaminación del medio ambiente o de amenaza para la salud de las personas".

   El comisario de Medio Ambiente recuerda que la legislación comunitaria obliga a los Estados miembros a elaborar antes del 1 de mayo de 2012 un inventario de las instalaciones de residuos cerradas y abandonadas que puedan convertirse en una amenaza grave para la salud de las personas o para el medio ambiente. Estos inventarios deben hacerse públicos y basarse en metodologías comunes.

   Sin embargo, como los inventarios tienen que estar listos en 2012, la Comisión no dispone aún de información sobre los mismos.